Skip directly to content

Fisiopatología

Con la edad avanzada, las paredes arteriales se engrosan, se dilatan y se vuelven rígidas (incluso en ausencia de ateroesclerosis) en gran parte debido a la continua dilatación cíclica y retracción elástica, a la fragmentación y disminución de la elastina, y al depósito de colágeno.10 Las arterias centrales (aorta y carótida), en particular, influyen en el curso de la ECV en la edad avanzada.11 Cuando estas arterias elásticas grandes están sanas, la onda de presión, generada por el ventrículo izquierdo y reflejada en varios lugares del árbol arterial, se une con la onda reflejada dentro de la aorta proximal durante la diástole, aumentando la presión arterial diastólica (PAD) y la perfusión coronaria11 Sin embargo, el endurecimiento aórtico aumenta la velocidad de la onda de pulso, lo que provoca que la onda accidental y reflejada se una durante la sístole, amplificando así la presión arterial sistólica (PAS) en lugar de la PAD. En consecuencia, la poscarga ventricular izquierda aumenta y compromete la relajación ventricular y el llenado coronario.11 La rigidez aórtica es la causa principal de ECV en pacientes sin ateroesclerosis.12 No es de sorprender que las medidas intermedias de riesgo CV estén más estrechamente correlacionadas con una presión e índices centrales, en comparación con la presión braquial, y que predigan de forma independiente eventos CV futuros.11

 

En respuesta al incremento en la PAS y a una mayor carga vascular, los miocitos cardíacos crecen en tamaño mientras disminuyen en cantidad, lo cual engrosa la pared ventricular izquierda.2 A medida que la presión auricular y el volumen aumentan, la aurícula izquierda también aumenta en tamaño. La producción de óxido nítrico disminuye y la regulación de calcio se altera, lo cual reduce la contractilidad miocárdica, aumenta la carga vascular y reduce la reserva ventricular izquierda (Figura 1).2 Estos cambios CV relacionados con la edad preparan el camino para el desarrollo de la ateroesclerosis y la hipertensión. Por este motivo, deben considerarse factores de riesgo específicos de ECV y objetivos de intervención en las personas de edad avanzada.

 

 

Figura 1. Los cambios CV relacionados con la edad que se muestran debajo de la línea horizontal son factores de riesgo importantes de la enfermedad CV y cerebrovascular que se muestran por encima de la línea.2