Skip directly to content

Introducción

El continuo de enfermedad cardiovascular (ECV) es una secuencia de eventos fisiológicos que comienzan con factores de riesgo de ECV que incluyen diabetes mellitus, dislipidemia, hipertensión, tabaquismo y obesidad visceral.

El riesgo de ECV aumenta a medida que los pacientes evolucionan de un estado resistente a la insulina a una tolerancia anormal a la glucosa a una diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 es un factor de riesgo de ECV grave que actualmente se considera un equivalente de riesgo cardiovascular. Por lo tanto, las personas diabéticas corren el mismo riesgo de complicaciones cardiovasculares que los que ya tuvieron un infarto de miocardio previo. Esta información básica destacará aspectos importantes de la diabetes, como posibles complicaciones y su fisiopatología, en relación con el continuo de ECV, y presentará recomendaciones de tratamiento de las pautas/evidencia clínica para abordar la importancia de tratar la hipertensión y la dislipidemia en pacientes con diabetes.

Independientemente de otros factores de riesgo, los pacientes con diabetes mellitus tienen tasas aceleradas de ateroesclerosis y enfermedad cardiovascular (ECV), que son las causas principales de morbilidad y mortalidad en estos pacientes.1,2 Con frecuencia, la diabetes se presenta con otras comorbilidades, como hipertensión y dislipidemia, cada una de las cuales contribuye independientemente a la aparición de ateroesclerosis.1,3

El aumento de la incidencia de ECV entre los pacientes con diabetes se vincula con los mecanismos fisiopatológicos adversos de la hiperglucemia, incluidos los efectos directos de la glucemia (blood glucose, BG) elevada, la disfunción endotelial por agresión oxidativa y la activación de las citocinas ateroinflamatorias.4 Además, los cambios en el metabolismo lipídico y la composición lipoproteica, que se producen como consecuencia de la resistencia a la insulina, provocan la formación de partículas más pequeñas y más densas de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (low-density lipoprotein, LDL), lo que hace que estas partículas de colesterol LDL sean más aterogénicas.3

Esta información básica destacará aspectos importantes de la diabetes, como posibles complicaciones, su fisiopatología y recomendaciones de tratamiento de las pautas/evidencia clínica para abordar la importancia del manejo de la hipertensión y la dislipidemia en pacientes con diabetes.