Skip directly to content

Epidemiología

De acuerdo con los datos de NHANES, el 5,4 % de la población estadounidense presenta un aumento moderado en la excreción urinaria de albúmina (KDIGO categoría A2; CAC 30-300 mg/g) y el 1,3 % presenta un aumento grave en la excreción urinaria de albúmina (KDIGO categoría A3; CAC >300 mg/g).1 Estudios realizados en Europa informaron tasas de microalbuminuria de aproximadamente 2 % a 20 %.4

El estudio global i-SEARCH examinó la prevalencia de la microalbuminuria entre 21 050 pacientes ambulatorios con hipertensión atendidos por cardiólogos en 26 países. La prevalencia general de la microalbuminuria entre pacientes con hipertensión fue del 58,4 % a nivel mundial, que varió de un mínimo de 53 % (en Alemania) a un máximo de 71 % (en Vietnam/Indonesia).20 La prevalencia de la microalbuminuria fue significativamente elevada entre personas con arteriopatía coronaria (AC), así como en aquellas con muchos factores de riesgo de ECV, como sexo masculino, circunferencia de la cintura alta, presión arterial sistólica (PAS) ≥120 mm Hg, presión arterial diastólica (PAD) ≥100 mm Hg, depuración de creatinina elevada, diabetes o arteriopatía periférica.20 Las tasas de prevalencia internacionales de la microalbuminuria en pacientes con hipertensión se muestran en la Figura 4.

 

Figura 4. Prevalencia mundial de la microalbuminuria (MAU) entre pacientes con hipertensión atendidos por cardiólogos en 26 países.20

Si bien la albuminuria es un marcador de lesión renal temprana y un criterio de diagnóstico de la ERC, cabe destacar que la albuminuria no está presente en todos los casos de ERC. De hecho, solo alrededor del 25 % de los pacientes con ERC en etapa 3 (“disminución leve a grave de la función del riñón”, TFG 30-59 ml/min/1,73 m2) tienen albuminuria.1,3