Skip directly to content

Epidemiología

La ICC es una enfermedad cardiovascular frecuente a nivel mundial, que afecta aproximadamente a 23 millones de personas. La ICC es más frecuente entre las personas mayores y se espera que su prevalencia aumente con el envejecimiento de las poblaciones del mundo.17 En la mayoría de las regiones del mundo, la mediana de edad de los pacientes con ICC es ≥60 años, pero en África y el Sudeste Asiático, las medianas de las edades de los pacientes son solo 52 y 54, respectivamente. A nivel mundial, los pacientes con ICC tienen una FEVI promedio del 40 %, con porcentajes más altos observados en África, el continente americano, la región del Pacífico Occidental y la región del Mediterráneo Oriental (el más alto en un 50 %) y más bajos en Europa y el Sudeste Asiático (el más bajo en un 33 %). El promedio de las duraciones de hospitalización son más largas en la región del Pacífico Occidental (23 días) y más cortas en el Sudeste Asiático (3 días); la media mundial es de 10 días.18 Entre las razas y las etnias de Estados Unidos, los hombres y mujeres de raza negra tienen una prevalencia de ICC más alta (un 4,1 % y un 3,0 %, respectivamente) que los de raza blanca (un 2,5 % y un 1,8 %) y los estadounidenses de origen mexicano (un 1,9 % y un 1,1 %).8 Los estudios observacionales a largo plazo mostraron que la incidencia de la ICC aumenta con el incremento de la edad y es, generalmente, menor en mujeres que en hombres (Figura 2).19,20

ICC = insuficiencia cardíaca crónica.

Figura 2. Incidencia de la ICC por sexo y edad: Estudio de insuficiencia cardíaca de Hillingdon.19

En todas las regiones del mundo, excepto en África subsahariana y en Asia Pacífico, la enfermedad cardíaca isquémica (ECI) y la hipertensión subyacen en más del 50 % de todos los casos de ICC, pero el aporte relativo de los factores de riesgo varía un poco por región. En los países desarrollados del hemisferio occidental, Europa Oriental y Central, Asia Pacífico, Asia del Este, y América Latina y Central, la ECI es el factor de riesgo principal. En estas mismas regiones, excepto en Asia Pacífico, la hipertensión también cumple una función importante y es el factor de riesgo predominante en África subsahariana (Figura 3). El tabaquismo se relaciona con un aporte relativamente mayor a la enfermedad cardiopulmonar en Asia del Este.17 En todas estas regiones, muchos casos de ICC se relacionan con múltiples factores de riesgo, lo que enfatiza nuevamente la necesidad de manejar múltiples factores de riesgo.17

 

Figura 3. Aportes relativos, ajustados por edad y sexo, de los factores de riesgo de ICC por región.

Hay diferencias interesantes en la epidemiología de la ICC entre hombres y mujeres, donde se observan diferencias en el patrón de los factores de riesgo presentes antes del desarrollo de la ICC (Figura 4), principalmente la presencia de enfermedad reumática en mujeres. Las mujeres de un estudio sueco reciente también tenían menos probabilidades de tener ECI como factor subyacente.21

Figura 4. Factores de riesgo de ICC: seguimiento de 16 años del Estudio del corazón de Framingham.5,21 EC = enfermedad coronaria; ECVH = enfermedad cardiovascular hipertensiva; CR = cardiopatía reumática.

La supervivencia para la ICC sigue siendo poco prometedora. En total, aproximadamente la mitad de los pacientes con ICC mueren dentro de los 5 años posteriores al diagnóstico.3 En el Estudio del corazón de Framingham, la mediana de supervivencia de la ICC sintomática fue de 1,7 años para los hombres y de 3,2 años para las mujeres.20 Las tasas de supervivencia desde el momento del diagnóstico en un estudio del Reino Unido fueron de un 70 % a los 6 meses, un 62 % a los 12 meses y un 57 % a los 18 meses.9 En un estudio de 2013 de Suecia, la supervivencia de 5 años con un diagnóstico de ICC fue del 45 % en las mujeres y el 51 % en los hombres, menor que en una cohorte de la misma edad sin ICC.21 Entre los factores que aparecen constantemente como factores de predicción de mal pronóstico se incluyen edad avanzada, gravedad de los síntomas, PA más baja, peor función sistólica del VI, menor tolerancia al ejercicio y peor función renal.9

La ICC también afecta mucho la calidad de vida (CDV) de los pacientes. Las encuestas de pacientes con ICC continuamente demuestran una disminución en la CDV relacionada con la salud (CDVRS). Las mujeres con ICC tienden a informar una peor CDVRS que los hombres. Los factores que contribuyen a una mala CDVRS tras un diagnóstico de ICC incluyen depresión, menor edad, mayor índice de masa corporal, mayor gravedad de los síntomas, sensación de impotencia e incertidumbre y apnea del sueño.3