Skip directly to content

Epidemiología

En Estados Unidos, 83,6 millones de adultos tienen al menos una forma de ECV, y muchos más tienen factores de riesgo de ECV,8 como sobrepeso, obesidad, diabetes y actividad física limitada, o son fumadores actuales. La prevalencia de ECV es mayor entre pacientes de raza negra (48,9 % entre mujeres de raza negra no hispanas y 44,4 % entre hombres de raza negra no hispanos), seguidos por hombres de raza blanca no hispanos (36,6 %), hombres estadounidenses de origen mexicano (33,4 %), mujeres de raza blanca no hispanas (32,4 %) y mujeres estadounidenses de origen mexicano (30,7 %). No hay datos disponibles sobre los asiáticos o los isleños del Pacífico ni sobre los indígenas americanos o los indígenas de Alaska (Tabla 1).8

Tabla 1. Raza/origen étnico y ECV8


AP = angina de pecho; IMC = índice de masa corporal; EC = enfermedad coronaria (incluye ataque al corazón, angina de pecho, o ambos); ECV = enfermedad cardiovascular; DM = diabetes mellitus; PAA = presión arterial alta; HDL = lipoproteína de alta densidad (high-density lipoprotein); IC = insuficiencia cardíaca; M = miles. LDL = lipoproteína de baja densidad (low-density lipoprotein); MM = millones; IM = infarto de miocardio (ataque al corazón); N/D = datos no disponibles; AF = actividad física; CT = colesterol total. 

aEdad ≥18 años (Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud [National Health Interview Survey], 2012). bCumple con las Pautas 2008 federales de AF completas para adultos. cEdad ≥20 años. dTodas las edades. eLa mortalidad total de la ECV incluye muertes por cardiopatía congénita. fLa cifra no se considera confiable. gIM nuevo y recurrente, y EC mortal. hEdad ≥35 años. iEdad ≥45 años.

En India y China, la ECV es más prevalente que en todos los países del mundo económicamente desarrollados juntos.9 El estudio de la Organización Mundial de la Salud sobre Envejecimiento y salud de los adultos en el mundo (Study on global AGEing and adult health, SAGE) China onda 1, un estudio transversal, basado en la población, que encuestó a más de 13 000 adultos mayores de 50 años, compiló las cifras de prevalencia autoinformadas de ocho afecciones crónicas importantes, incluyendo hipertensión, angina y accidente cerebrovascular.10 Para mejorar la precisión de las estimaciones, también se midió la presión arterial, y se evaluó la angina más en profundidad a través de un conjunto de preguntas validadas basadas en los síntomas y algoritmos de diagnóstico.10 Se halló que la prevalencia autoinformada de hipertensión, angina y accidente cerebrovascular era del 26,7 %, 7,9 % y 3,1 %, respectivamente.10 Sin embargo, la prevalencia de angina basada en los síntomas y la prevalencia medida de hipertensión fueron considerablemente más altas que las tasas autoinformadas. Los síntomas indicaron que la prevalencia de la angina era en realidad de un 10 %, y las mediciones de presión arterial mostraron una prevalencia de hipertensión de un 59,7 %, más del doble que la tasa autoinformada.10 La desigualdad entre la prevalencia autoinformada y la prevalencia informada por los síntomas o medida de estas afecciones sugiere una falta de concientización por parte de la población y una necesidad de llamar la atención sobre estas afecciones cardiovasculares.

Recientemente, el Estudio epidemiológico cardiovascular de África y Medio Oriente (Africa and Middle East Cardiovascular Epidemiological, ACE) produjo datos de prevalencia de corte transversal sobre los factores de riesgo CV entre los pacientes ambulatorios que acudían a las clínicas de práctica general en comunidades urbanas y rurales en 94 clínicas de 14 países en la región de África-Medio Oriente, una población de la cual se habían tenido muy pocos datos disponibles anteriormente.11 El estudio, realizado de julio de 2011 a abril de 2012, incluyó 2337 pacientes ambulatorios de 8 países africanos y 2041 pacientes ambulatorios de 6 países del Medio Oriente. Aproximadamente el 31 % de los sujetos eran oriundos de comunidades rurales. La edad promedio fue de 46 años, donde el 10 % tenía 65 años o más, y los hombres y mujeres estaban representados en cantidades casi iguales. La mayoría de los sujetos (92 %) tenía uno o más de los 6 factores de riesgo CV modificables medidos (Figura 1).11 En general, entre todos los países, la prevalencia de dislipidemia, obesidad abdominal, hipertensión, obesidad, diabetes y tabaquismo fue del 69,5 %, 67,6 %, 42,8 %, 36,7 %, 25,2 % y 14,3 %, respectivamente.11

 

Figura 1. Proporción de pacientes con uno o más de los siguientes factores de riesgo cardiovascular: dislipidemia, hipertensión, obesidad (índice de masa corporal ≥30 kg/m2), obesidad abdominal, diabetes y tabaquismo.11

De modo similar, un estudio transversal de pacientes que se presentaron en la Unidad de Atención Coronaria del Hospital Middlemore de Nueva Zelanda con un evento de ECV aguda entre julio de 2004 y junio de 2006 mostró una carga alta de los siguientes factores de riesgo de ECV modificables adversos: circunferencia de la cintura >100 cm (hombre) o >90 cm (mujer), 70,2 %; LDL >2,5 mmol/l, 54,6 %; triglicéridos ≥1,7 mmol/l, 52,1 %; IMC ≥30, 41.8 %; presión arterial sistólica (PAS) >130 mm Hg, 34,1 %; tabaquismo en la actualidad, 26,9 %; HDL <1,0 mmol/l, 25,8 %; y diabetes mellitus, 24,6 %. La carga fue particularmente alta entre los maoríes y los pueblos del Pacífico de zonas carenciadas, lo que sugiere que estos grupos son un objetivo importante para los esfuerzos de prevención secundaria.12

Una revisión de los factores modificables de riesgo cerebrovascular en personas del Sudeste Asiático que vivían en el Reino Unido destacó la importancia de investigar los factores de riesgo de ECV que aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico en esta población, que pueden estar relacionados con la hipertensión prevalente, pero también pueden ser una consecuencia de procesos metabólicos o glucémicos anormales.13